Young couple holding hands with sun-flare.

¿Será Posible Encontrar a la Pareja Correcta?

Por: Ellie Burgueño

Las relaciones interpersonales no son tan sencillas como parecen, principalmente por la diversidad de personalidades, formación y maneras de pensar de los individuos. Muy en particular las más complicadas suelen ser las relaciones de pareja. Muchas veces nos preguntamos a qué se debe el éxito o el fracaso de las relaciones amorosas, si existe alguna fórmula que nos pueda llevar a lograr el éxito en cualquiera de los casos y a encontrar a la pareja correcta.

Pues bien, pese a los múltiples libros y consejería que existen sobre las relaciones de pareja, no creo que haya en si alguna fórmula exacta para lograr encontrar el éxito anhelado en una relación. Creo que esto se da debido a los múltiples factores que determinan el bien común de las personas, entre los cuales se encuentra lo impredecible de la personalidad humana donde las emociones y los pensamientos juegan un papel importante en nuestra conducta diaria, las influencias externas, los valores y también las creencias.

En una cultura como la mexicana donde el hombre suele tomar la iniciativa para cortejar a la mujer, se quisiera creer que todo hombre fuera el príncipe azul —prototipo creado por Walt Disney—, y toda mujer fuera como una bella doncella: hermosa, inocente, pura, amable y sumisa.

Tradicionalmente en el pasado, las mujeres solían casarse a muy temprana edad, evento seguido después de la autorización de los padres y de haber aprobado al prometido, quien había cortejado a la mujer por un tiempo razonable y había mostrado ser un hombre responsable, de buena familia, quien solía poder ofrecer seguridad moral y económica, un buen protector; mientras que la mujer tomaba el cargo de ama de casa para ocuparse del hogar y de los hijos. Y aunque en este caso los padres eran quienes daban el visto bueno, había muchos casos en donde el fracaso matrimonial era el resultado de haber descubierto una personalidad falsa en cualquiera de las partes, de la cual no se tenía conocimiento en el periodo de cortejo.

Hoy día las cosas han cambiado, pues aunque aún existen familias tradicionalistas, también existen aquellas que ya no se rigen por los mismos lineamientos del pasado. La moral que se vivía hace apenas unos años ya no se practica ni se cree en ella, en la que la mujer solía llegar virgen al matrimonio para descubrir el sexo con su compañero de vida. Hoy en día se busca experimentar primero y después quizás un compromiso, si es que se llega a él, ya que no hay ninguna formalidad de ninguna de las partes al no sentirse obligados a cumplir con un protocolo estipulado por la familia, las tradiciones, la religión, o cualquier otro factor.

Sea cual sea el caso, lo cierto es que pareciera que el encontrar a la personas correcta con quien tener una relación funcional y exitosa fuera todo un albur o un juego de azar. Sin embargo, en los grupos donde el fracaso ha sido la experiencia de los involucrados, se suelen presentar un par de antecedentes y factores que pudieron haber sido la causa del fracaso tales como: sentirse presionados socialmente debido a la edad o alguna otra causa y tomar una decisión apresurada, involucrarse con una persona por interés, involucrarse por cumplir con una responsabilidad no planeada como lo es un embarazo prematuro o no deseado durante el noviazgo, hacer caso omiso de los consejos de los padres, consejeros, familia o las alertas rojas de nuestros seres queridos más cercanos.

Considero que para lograr el éxito en algo tan importante como lo es “el elegir al compañero o a la compañera de vida”, quien influirá positiva o negativamente  de una manera importarte en todo nuestro entorno desde el momento en que le demos entrada a nuestra vida, se debe de tomar el tiempo prudente y contar con la madurez necesaria para analizar si la persona es verdaderamente lo que dice ser, si es compatible con nuestra personalidad, valores y creencias, si proviene de una familia sana y funcional con la que se pueda tener una convivencia saludable, si la relación establecida esta basada en ideales comunes y en una amistad genuina y no en intereses superfluos, compatibilidad sexual o atracción física, y si las bases de la relación son la confianza y el respeto.

Por último, valdría la pena considerar que nuestro periodo de vida en esta tierra es muy breve y que el éxito o el fracaso que logramos en todos sus ámbitos estarán basados en las decisiones que tomemos, siendo el encontrar pareja un aspecto sumamente importante, ya que con esa persona lo compartiremos todo y su influencia sobre nosotros será la mas fuerte, por lo que el tomarse el tiempo para encontrar a la pareja correcta, cuando se tiene la oportunidad, hará la diferencia entre lograr vivir una vida plena y feliz o  una vida desdichada y miserable.

729 Total Views 1 Views Today